Cómo subir las defensas - Global Remediation. Laboratorio de la Naturaleza
663
post-template-default,single,single-post,postid-663,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Cómo subir las defensas

Como subir las defensas

Cómo subir las defensas

Cómo subir las defensas es una pregunta que se hace mucha gente, aunque sería más preciso decir cómo tener unas defensas equilibradas ya que el exceso de defensas también causa patologías como las alergias que son una respuesta excesiva de nuestro organismo hacia agentes que en personas normales no producen ninguna reacción. De todas formas en este artículo nos vamos a centrar en todo aquello relacionado con estar bajos de defensas y como subirlas.

 

Conoce un poco el Sistema Inmunitario

 

El sistema inmunitario está compuesto por los siguientes elemento del organismo: la médula ósea, los ganglios linfáticos, el timo, las amígdalas, algunas partes del bazo y del tubo digestivo y también proteínas y células en la sangre que también son parte del sistema inmunitario. Todo esto se conoce como el el tejido linfoide.

Todo estos elementos del sistema inmunitario nos protegen de los antígenos, unas sustancias que dañan el organismo, alguno ejemplos de de antígenos son bacterias, virus, toxinas, células cancerígenas y la sangre o los tejidos extraños de otra persona o especie.

Cuando un antígeno se introduce en el organismo se producen unas proteínas conocidas como anticuerpos  que eliminan las sustancias dañinas. Una de las formas de acabar con los antígenos es el proceso conocido como fagocitosis por el cual algunos glóbulos blancos ingieren las sustancias que causan el daño.

Hay que distinguir entre dos conceptos similares, la inmunodeficiencia que consiste en unos niveles bajos de defensas por una serie de causas patológicas y la inmunodepresión que son también tener bajas las defensas pero a medicamentos que debilitan el sistema inmunitario  como los corticosteroides o como efecto secundario de la quimioterapia administrada para tratar el cáncer.

 

Cómo saber que estás bajo de defensas

 

Cuando la respuesta a los antígenos es insuficiente, lo que comúnmente se conoce como estar bajo de defensas, es cuando se producen los trastornos por inmunodeficiencia. Las infecciones recurrentes, como son por ejemplo las infecciones de vías respiratorios, resfriados y otras infecciones gastrointestinales son un signo de tener las defensas deprimidas.

Si una infección no se cura o se convierte en un cuadro grave por bacterias o microbios que normalmente no siguen ese curso también es una señal de inmunodeficiencia, lo mismo que si el organismo no responde a los tratamiento contra las infecciones o cuesta recuperarse de las enfermedades.

Cierto tipos de cáncer como el sarcoma de Kaposi o el linfoma no Hodgkin y algunas formas de neumonía o infecciones por hongos recurrentes son síntomas de inmunodeficiencia.

Pruebas y análisis para evaluar el nivel de defensas

Las pruebas diagnósticas para ayudar al diagnóstico de una inmunodeficiencia pueden ser:

  • Análisis sanguíneo para medir sustancias secretadas por el sistema inmunitario
  • Niveles de inmunoglobulina en la sangre
  • Electroforesis de proteínas que mide los niveles de las mismas en sangre u orina.
  • Conteo de los linfocitos T, son los derivados del timo
  • Recuento de glóbulos blancos: Basófilos, Eosinófilos, Linfocitos (células T y células B), Monocitos y Neutrófilos
  • Prueba para descartar una infección por VIH

 

Causas de la inmunodeficiencia

 

Una casa de los trastornos por inmunodeficiencia es cuando unos glóbulos blancos especiales, los llamados linfocitos T o B (o ambos), no funcionan de manera normal o cuando el organismo no los produce anticuerpos suficientes.

Inmunodeficiencias hereditarias

Hay trastornos hereditarios por inmunodeficiencia de los linfocitos B como la Hipogammaglobulinemia que produce infecciones repetidas y la Agammaglobulinemia que produce unos niveles muy bajos de inmunoglobulinas que provoca infecciones graves en las primeras etapas de la vida pudiendo llegar a producir la muerte del paciente. La inmunodeficiencia que afecta a los linfocitos T pueden causar candidiasis,  infecciones repetitivas por hongos. cándida (levaduras).

La inmunodeficiencia hereditaria combinada afecta ambos tipos de linfocitos, B y T, es grave y puede ser mortal en el primer año de vida.

Inmunodeficiencias adquiridas

La inmunodeficiencia adquirida puede ser debida a enfermedades como la infección por el VIH y también a la desnutrición. Varios cánceres también pueden producir inmunodeficiencia.

La extirpación del bazo produce también una inmunodeficiencia adquirida para infecciones por determinadas bacterias que este órgano ayuda a combatir. Las personas con diabetes también tienen un mayor riesgo de padecer ciertas infecciones.

La vejez también es un factor de inmunodeficiencia, el sistema inmunitario se vuelve menos eficiente, algunos tejidos disminuyen de tamaño, y se producen menos linfocitos.

El tabaquismo reduce las defensas, según un estudio publicado en la revista Cell Biology de 2004 se sugiere que cuando la nicotina penetra en el organismo humano reduce la efectividad de los neutrófilos que son los encargados de enfrentarse en un primer momento a los microbios, activar una mayor respuesta inmune o participar en la reparación de un tejido dañado. También en este artículo de El Mundo Salud se cita otro estudio estadounidense que relaciona la bajada de defensas con el tabaquismo. Fumar Cannabis también tiene, entre otros efectos la disminución de la respuesta inmune según un informe de la Organización Mundial de la Salud de 1981 actualizado en 1997.

El alcohol también es otro elemento que afecta a las defensas, diversos estudios como el realizado por la Universidad Loyola de Chicago han demostrado que dos horas después de la ingesta de alcohol se reduce el número en sangre de monocitos y células NK,conocidas como células asesinas).

 

Prevención y tratamiento de infecciones

 

Es muy importante para las personas inmunodeprimidas prevenir infecciones y tratar rápidamente cualquier enfermedad o infección que se produza. Se debe evitar el contacto con personas que tengan infecciones o trastornos contagiosos, incluso con aquellos que hayan sido vacunados con vacunas de virus vivos dentro de las dos semanas anteriores.

Si contrae una infección, su médico le recetará un tratamiento agresivo. Esto puede implicar el uso prolongado de antibióticos para prevenir que vuelvan las infecciones. El interferón es un medicamento que se utiliza para tratar infecciones virales y algunos tipos de cáncer.  Algunos tipos de inmunodeficiencia se tratan con un trasplante de médula ósea.

También se realizan tratamientos de inmunidad pasiva donde la persona recibir anticuerpos producidos por otra persona o animal. Personas con niveles bajos o ausencia de ciertas inmunoglobulinas pueden recibir inmunoglobulina intravenosa (IGIV).

 

 Como subir las defensas del organismo

 

Para tener las defensas en su nivel óptimo es recomendable llevar una dieta saludable, dormir bien e hidratarse correctamente para que las toxinas sean eliminadas. Evitar el tabaco y si padece esta habito acudir a un tratamiento que lo ayude a dejarlo.

Una actividad física moderada también contribuye a mejorar las defensas tal como explican en la Biblioteca Nacional de Medicina de EStados Unidos en su artículo Ejercicio e inmunidad. El ejercicio puede ayudar a eliminar bacterias de los pulmones y las vías respiratorias, hace que los anticuerpos o GB circulan más rápidamente, la ligera elevación de la temperatura corporal durante el ejercicio también combate las infecciones con un efecto similar al de la fiebre. Finalmente destacar que el ejercicio disminuye las hormonas que causan el estrés, el cual es a su vez provoca una disminución de las defensas. Por tanto como conclusión se puede concluir que  la actividad física moderada es beneficiosas para personas con defensas bajas además de para otros conceptos relacionados con salud.

Es importante destacar que aumentar la intensidad del ejercicio no aumenta proporcionalmente las defensas, al contrario, los ejercicios pesados y prolongados, como correr largas distancias o el entrenamiento intenso en el gimnasio podrían resultar dañinos para personas con déficit de defensas. Montar en bicicleta algunas veces a la semana sin recorridos exigentes o hacer caminatas diarias de entre 20 y 30 minutos son los tipos de ejercicio recomendados.

Evitar en la medida de lo posible situaciones que generan estrés ya que está demostrado que perjudica al sistema inmunológico. Dado que la inmunodeficiencia se da también por el envejecimiento natural los antioxidantes ayuda al organismo a combatir este efecto del paso del tiempo.

En Global Remediation tenemos un suplemento alimenticio muy adecuado para ayudar al organismo de las personas que están bajas de defensas, el Regis KH antiOx que incluye Caléndula que cuenta entre sus propiedades ser antioxidante, inmunomoduladora, antiinflamatoria y coadyuvante en algunos cánceres. La inmunomodulación ayuda a que el cuerpo humano restablezca sus niveles óptimos de defensas.

Estudios realizados por investigadores de distintos países como el presentado Congreso Nacional de Inmunología de 2004 demuestran el efecto un componente de la caléndula, el PF2, sobre la proliferación de linfocitos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR