Cirrosis - Global Remediation. Laboratorio de la Naturaleza
823
post-template-default,single,single-post,postid-823,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Cirrosis

Qué es la cirrosis

La cirrosis, aunque se suele citar como una enfermedad en si misma, en realidad es el mal funcionamiento del hígado al final de una enfermedad hepática crónica.

La causas más frecuentes por las que se puede llegar a una cirrosis son una infección por hepatitis B o hepatitis C y la adicción al alcohol. Otras causas son una enfermedad autoinmune, una enfermedad genética, trastornos en las vías biliares y algunas medicinas.

Otra causa de cirrosis es la acumulación de grasa en el hígado no producida por el alcohol. Es lo que se conoce como hígado graso no alcohólico (NAFLD son las siglas en inglés). También puede ser debida a una esteatohepatitis no alcohólica [NASH, por sus siglas en inglés]) que esta directamente relacionada con el sobrepeso de la persona que la padece.

Síntomas de la cirrosis

En el caso de la cirrosis los síntomas son difusos y se pueden presentar poco como consecuencia del deterioro de la función hepática. Puede sentirse fatiga y falta de fuerzas y apetito con pérdida de peso. Otros síntomas pueden ser la náuseas con dolor abdominal y los vasos sanguíneos con forma de araña en la piel.

Cuando la función hepática se va deteriorando  aparecen nuevos síntomas como edema en piernas y abdomen. ictericia, hematomas y sangrado y heces de color pálido y se puede acompañar de una sensación de confusión con dificultad para concentrarse.

Tratamiento de la cirrosis

 

En caso de padecer este deterioro del hígado se recomienda un cambio de hábitos como eliminar el alcohol de la dieta, reducir la aportación de sal, vacunarse contra enfermedades como la influenza, la hepatitis A y B, y la neumonía por neumococo.

Un tratamiento farmacológico frecuente son los diuréticos para eliminar la acumulación de líquido y los antibióticos para las infecciones. Cuando el órgano está afectado por este proceso de cicatrización no se puede curar y recuperar la función normal. Si la cirrosis avanza y se convierte en enfermedad hepática terminal y es posible que sea necesario un trasplante de hígado.

Ensayos clínicos con seres humanos con cirrosis referidos en la web sobre el Cáncer del Gobierno de los Estados Unidos confirman que el Cardo Mariano es eficaz en la lucha contra esta enfermedad, ver nuestra sección Cardo Mariano Propiedades.

Fuente: Medline Plus.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR